Publicitat Google

dimarts, 28 de setembre de 2010

A donde me lleven los pies


Siempre me gustó ese concepto. Cada cual es el actor de su vida, el motor. Por supuesto, es muy importante para ello no quedarse inmóvil, esperando, ni tampoco dejarse llevar, sino participar activamente en las múltiples decisiones que se nos presentan a lo largo del camino... que no olvidemos, que se hace al andar.
Movimiento continuo. Cada instante en la vida nos requiere seguir actuando, y ese es el hilo conductor de nuestra existencia.