Publicitat Google

diumenge, 21 de novembre de 2010

Contacto íntimo

Sus cuerpos se unieron bajo el Sol del mediodía. El extremo de uno penetró en el de otro y todo se volvió vueltas y vueltas. Lentamente fueron tocándose, hasta que uno lastimó la piel ajena. El duro exterior del cuerpo lastimado fue dejando al descubierto su centro blando y rojizo. Y en el momento más álgido de la acción algo se quebró y parte de sí quedó dentro del organismo ajeno.

...

¡Bah! Tanta poesía para sacarle punta a un lápiz.