Publicitat Google

dijous, 8 de setembre de 2011

La xana enamórase

Hai xanes xeneroses y apacibles que faen ricos a los homes, proporciónen-yos salú y regálen-yos amor. Pachón de Morcín súpolo y diose a pasear xunto a una fonte por si alcontraba n'ella la fortuna. Y salió-y una xana primorosa que yera un encantu de ver.

Él viola y enamorose. La xana dulce, cariñosa y plácida dexó-y que-y falara del so afectu y acabó por ceder a tanta súplica. Pachón yera garridu como un pinu, y engarzaba les sus frases con viveza n'un tonu de caricia. La xana dixo-y entós el mou de llibrala del so encantu, con sólo que-y arroxase la montera nel amanecer del día de San Xuan. Y Pachón aguardó esi amanecer a la vera la fonte, con tou l'amor del alma na ansiedá de los sos güeyos...

Iluminóse l'horizonte coles primeres ráfagues de sol y al dir a escondese, Pachón esclamó con gayola:

¡Ahora me caso en tal!

Y arroxó-y la montera.

La xana fue suya dende aquel istante y con ella tolos tesoros que tinía...

----------

Hi ha fades generoses i afables que fan rics als homes, proporcionant-los salut i donant-los amor. Pachón de Morcín ho va saber i es va disposar a passejar al costat d'una font per si hi trobava la fortuna. I li va sortir una fada primorosa que era un encant de veure.

Ell la va veure i es va enamorar. La fada dolça, afectuosa i plàcida el va deixar parlar del seu afecte i va acabar per cedir a tanta súplica. Pachón era fort com un pi, i enfilava les seves frases amb vivesa en un to de carícia. La fada li va dir llavors la manera de lliurar-la del seu encanteri, només que li llancés la montera en l'alba del dia de Sant Joan. I Pachón va esperar aquesta alba al costat de la font, amb tot l'amor de l'ànima en l'ansietat dels seus ulls ...

Es va il.luminar l'horitzó amb les primeres ràfegues de sol i en anar a amagar-se, Pachón exclamà amb alegria:

Ara em caso!

I va llançar la montera.

La fada va ser seva des d'aquell instant i amb ella tots els tresors que tenia ...

----------

Hay hadas generosas y apacibles que hacen ricos a los hombres, proporcionándoles salud y dándoles amor. Pachón de Morcín lo supo y se dispuso a pasear junto a una fuente por si encontraba en ella la fortuna. Y le salió un hada primorosa que era un encanto de ver.

Él la vió y se enamoró. El hada dulce, cariñosa y plácida le dejó hablar de su afecto y acabó por ceder a tanta súplica. Pachón era garrido como un pino, y engarzaba sus frases con viveza en un tono de caricia. El hada le dijo entonces el modo de librarla de su encanterio, con sólo que le arrojase la montera en el amanecer del día de San Juan. Y Pachón aguardó ese amanecer al lado de la fuente, con todo el amor del alma en la ansiedad de sus ojos...

Se iluminó el horizonte con las primeras ráfagas de sol y al ir a ocultarse, Pachón esclamó con alegría:

¡Ahora me caso!

Y arrojó la montera.

El hada fue suya desde aquel instante y con ella todos los tesoros que tenía...