Publicitat Google

dissabte, 29 d’octubre de 2011

L'home enamorat del planeta Venus (El hombre enamorado del planeta Venus)

Un home s’havia enamorat del planeta Venus (alguns es detenen en el mont de Venus! ) però ell n'estava veritablement enamorat, i cada nit de cel estrellat es gitava davant casa seva per a declarar el seu amor al planeta inaccessible, almenys... així ho creia ell! Una nit que somiava, amb el cor ple d’amor i el cos ple d’efervescència, va sentir una veu dolça que li xiuxiuejava a l’orella:
−Estic commoguda del teu fervor i molt impacient per tancar-te entre els meus braços, vine a buscar-me, vine...
L’home va fer un bot, havia reconegut la veu de l’amada malgrat que no l’havia sentida mai abans. El planeta Venus s’havia adonat del seu amor i responia a la seua flama.
−Però com puc fer per a arribar fins a tu si no sóc més que un home? Ella murmurà molt a prop seu:
−Mira el raig de lluna que brilla fins als teus peus, acosta-t’hi, puja damunt i quan estaràs en la Lluna, trobaràs un altre raig que t’hi he deixat i que et conduirà cap a mi...
L’home muntà sobre el raig i amb facilitat s’envolà fins a la Lluna. En aquest astre va descobrir, com li havia promés, el raig de Venus i de nou començà a elevar-se cap a ella. A mig camí va tenir de sobte aquest pensament: «Açò no és veritat, estic somiant, no és possible que un home puga caminar així sobre el raig d’un planeta...» I amb el dubte que va nàixer en ell, trontollà, caigué... i s’estavellà a milers de quilòmetres més avall... en el planeta Mart. Abans de morir va tenir el temps de sentir la veu de l’amada que li murmurava a cau d’orella:
−No era prou que m’estimares ni que confiares en mi, encara era necessari que pogueres creure en els teus recursos, que t’atrevires a confiar en tu mateix!
Així s’acaba el conte de l’home que no sabia que les coses possibles es troben just una miqueta després de les impossibles.

Jacques Salomé

-----------

Un hombre se había enamorado del planeta Venus (algunos se detienen en el monte de Venus!) Pero él estaba verdaderamente enamorado, y cada noche de cielo estrellado se tendía ante su casa para declarar su amor al planeta inaccesible, al menos... así lo creía él! Una noche que soñaba, con el corazón lleno de amor y el cuerpo lleno de efervescencia, oyó una voz dulce que le susurraba al oído:
-Estoy conmovida de tu fervor y muy impaciente por tomarte entre mis brazos, ven a buscarme, ven...
El hombre dio un respingo, había reconocido la voz de la amada a pesar de que no la había oído nunca antes. El planeta Venus se había dado cuenta de su amor y respondía a su llama.
-Pero ¿cómo puedo hacer para llegar hasta ti si no soy más que un hombre? Ella murmuró muy cerca de él:
-Mira el rayo de luna que brilla hasta a tus pies, acércate, sube encima y cuando estés en la Luna, encontrarás otro rayo que te he dejado y que te conducirá hacia mí ...
El hombre montó sobre el rayo y con facilidad despegó hasta la Luna. En este astro descubrió, como le había prometido, el rayo de Venus y de nuevo empezó a elevarse hacia ella. A medio camino tuvo de pronto este pensamiento: «Esto no es verdad, estoy soñando, no es posible que un hombre pueda caminar así sobre el rayo de un planeta...» Y con la duda que nació en él, se tambaleó , cayó... y se estrelló a miles de kilómetros más abajo... en el planeta Marte. Antes de morir tuvo tiempo de oír la voz de la amada que le susurraba al oído:
-No era suficiente que me amaras ni que confiases en mí, también era necesario que pudieras creer en tus recursos, que te atrevieras a confiar en ti mismo!
Así termina el cuento del hombre que no sabía que las cosas posibles se encuentran justo un poquito después de las imposibles.

Jacques Salomé